Progresión de los mundos

      No hay comentarios en Progresión de los mundos

El progreso es una de las leyes de la naturaleza.

Todos los seres de la creación, sean animados o inanimados, están sometidos a él por la bondad de Dios, que desea que todo crezca y prospere.

La destrucción, incluso, que parece a los hombres el término de las cosas, sólo es un medio de llegar, a través de la transformación, a un estado más perfecto, puesto que todo muere para volver a nacer, y nada concluye con el aniquilamiento.

Al mismo tiempo que los seres vivos progresan moralmente, los mundos en que ellos habitan progresan materialmente.

Quien pudiera acompañar a un mundo en sus diversas fases, desde el instante en que se aglomeraron los primeros átomos destinados a constituirlo, lo vería recorrer una escala incesantemente progresiva, pero de grados imperceptibles para cada generación, y ofrecer a sus habitantes una morada más agradable a medida que estos avanzan en el camino del progreso.

De ese modo, marchan paralelamente el progreso del hombre, el de los animales, que son sus auxiliares, el de los vegetales y el de la habitación, porque nada permanece estacionario en la naturaleza.

¡Cuán inmensa y digna de la majestad del Creador es esta idea!

Mientras, por el contrario, ¡qué ínfima e indigna de su poder es aquella que concentra su solicitud y su providencia en el imperceptible grano de arena que es la Tierra, y restringe la humanidad a los escasos hombres que habitan en ella!

Conforme a esa ley, la Tierra ha existido material y moralmente en un estado inferior a aquel en que se encuentra en la actualidad, y alcanzará en ese doble aspecto un grado más elevado.

Ha llegado ya a uno de sus períodos de transformación, en el que de mundo de expiaciones va a convertirse en un mundo regenerador.

Entonces, los hombres serán felices en la Tierra, porque en ella reinará la ley de Dios.

Espíritu San Agustín. París, 1862.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *