El investigador de las Almas

Por Jaime Cañas de su libro “El hombre sobrevive a la muerte” 
Ed. Betiles- Buenos Aires- 1979

El psiquiatra, Ian Stevenson se destaca por ser e1 investigador que 
mayores aportes ha realizado sobre varios casos de Reencarnación, en 
base a técnicas occidentales modernas.

Profesor de psiquiatría de las universidades de McGill, Mon-treal, y 
de varias otras casas de estudio de los Estados Unidos (Louisiana y 
Virginia), el doctor Stevenson pertenece a varias asociaciones
de psiquiatría y de investigaciones psíquicas del mundo anglosajón 
como también de psicoanálisis. Su capacidad profesional lo hizo 
colaborador permanente de la American Handbook of Psychiatry, Harper’s 
Magazine y de varias publicaciones especializadas en enfermedades 
nerviosas y en la famosa American Journal of Psychiatry.

Cuando el doctor Stevenson realizaba sus investigaciones en la India y 
por otros rincones del globo terráqueo, el diario argentino “La 
Nación”, reprodujo un cable recibido de Nueva Delhi (India) que 
decía: “Un profesor norteamericano llegó a estas costas para estudiar 
casos de reencarnación. Los sabios hindúes consideran esto como una 
señal más de que Occidente está comenzando finalmente a aceptar la 
idea de que las antiguas concepciones locales son ciencia y no mito. 

El Dr. Ian Stevenson, hombre serio y dedicado a la cátedra, cree 
firmemente que los últimos diez años de estudio lo han llevado a 
comprobaciones suficientes como para sugerirle que la teoría del 
renacimiento es verdadera. Sus investigaciones comenzaron con el caso 
de una mujer holandesa que súbitamente se sintió inclinada a la 
pintura y produjo el retrato de una joven a la manera de Goya. Después 
de exhaustivos experimentos e investigaciones se convenció que la 
mujer es una reencarnación de la señora Weisz, discípula y amiga de 
Goya.

“El Dr. Stevenson vino a la India porque es aquí, dijo, donde se 
producen la mayor cantidad de casos comprobatorios de la 
reencarnación. En la india central entrevistará a una niña de 11 años 
de edad que narra hechos de dos vidas anteriores. Se trata de Swaran 
Lal, de Chatarpur, en Madhya Pradesh, quien a los cuatro años comenzó 
a cantar en un lenguaje que no pudo entender. Resultó ser una lengua 
hablada a una distancia de mil millas de donde se encontraba.”
En su visita al país se le hizo una entrevista personal en la que 
respondió a un cuestionario periodístico especialmente preparado por 
los asesores del Ing. José S. Fernández, pionero argentino en algunos 
aspectos de la parapsicología. Reproducimos la entrevista textualmente 
de la revista “Conocimiento”:

-¿Es usted psiquiatra o puede clasificarse como parapsicólogo? 
-Me clasifico investigador de las ciencias psíquicas. Considero que 
estoy en una posición media entre el parapsicólogo que es 
fundamentalmente un investigador de laboratorio y los espiritualistas. 
Quiero destacar que ello no implica desprecio hacia los 
parapsicólogos, sino que considero que los fenómenos fundamentales no 
se producen en los laboratorios; por el contrario los casos 
espontáneos tienen la mayor importancia.
Mi impresión es que las pruebas de las cartas (barajas) han brindado 
todo lo que tienen y hay que buscar otras técnicas. Indudablemente los 
ensayos que se realizan actualmente con niños son interesantes, pero 
en general, ya las pruebas con barajas han dado todo lo que pueden.

-¿Conoce las investigaciones clásicas de Sir William Crookes, por 
ejemplo? ¿Cuál es su opinión al respecto?
-Este punto de las investigaciones psíquicas no es de mi especíalidad, 
pero puedo indicarle que hallará una contestación definitiva sobre 
ello en una obra que aparecerá, escrita por un gran estudioso inglés, 
Trevor Hall, muy meticuloso, muy serio y hacia el cual siento un gran 
respeto.

-¿Cuál es su especialidad en este campo de investigaciones? -Me dedico 
en particular a los siguientes aspectos: 1°) Sueños precognocitivos, 
respecto a los cuales tengo una amplia experiencia. 2°) Proyecciones 
astrales. 3°) Fenómenos de mediumnidad mental, es decir comunicaciones 
de seres descarnados y 49) Casos de reencarnación que constituyen mi 
actividad más específica.

-¿Puede usted relatarnos algunos casos probatorios interesantes 
respecto a la reencarnación?
-Conozco un caso que ha sido el más importante en xenoglosia 
(conocimiento de idiomas sin estudio previo) … Una mujer de 
Filadelfia, de padres ucranianos judíos, en estado de hipnosis, hablaba
en sueco. Me consta que esta muchacha jamás hubiera podido aprender el 
sueco por tratarse de un hogar muy cerrado y can mucha vigilancia. Se 
grabó en cinta lo conversado en este idioma, siendo enviada la misma a 
Estocolmo en donde expertos lingüistas dijeron que hablaba muy bien. 
La prueba culminante fue cuando acompañado de un investigador sueco, 
éste conversó con la mujer en estado hipnótico, quedando demostrado 
así que no era un fenómeno de memoria.

-¿Qué teoría formula usted respecto a este caso?
-Pienso lo siguiente: a ) Que no es un fraude; b ) Estoy seguro que no 
aprendió el sueco en la infancia, ni por ningún otro conducto. 
Podríamos formular dos explicaciones paranormales. La primera es que 
aprendió telepáticamente el sueco basándose en los intérpretes. No la 
considero correcta, en primer lugar porque no explica el cambio de 
personalidad, ya que el que hablaba sueco era un personaje masculino, 
campesino que podría ubicarse entre los siglos XVI y XIX. Su 
vocabulario no cubría los términos propios de la era industrial ni las 
herramientas modernas. Una segunda objeción más importante es que no 
existe ninguna demostración de que se adquiera una habilidad por 
telepatía. Es posible obtener conocimientos en esta forma, pero de 
ninguna manera algo tan complejo como el dominio de un idioma.
Por lo tanto, las dos teorías factibles son: posesión por un ente 
desencarnado o reencarnación. Estoy sentado sobre el cerco que divide 
a ambas teorías, mirando con simpatía la de la reencarnación. 

-¿Por qué prefiere esta última?
-Porque esta personalidad nunca habla de sí misma como ente 
desencarnado, lo que ocurre habitualmente en la mayoría de los casos.

-Entonces, ¿usted tiene la creencia que esta chica norteamericana en 
su vida anterior fue un campesino sueco?
-Sí.

-¿Existe alguna explicación de cómo estableció la memoria de la 
anterior reencarnación a ésta?
-No podría explicar exactamente cómo. Pero supongo que existe alguna 
substancia, aún no identificada, que no necesariamente desaparece o es 
cremada por el cuerpo. A1 respecto, creo que la palabra inmaterial no 
es adecuada porque reduce la posibilidad de la persistencia después de 
la muerte de alguna forma o esquema que la sobrevive.

-Su respuesta lleva a esta pregunta: ¿Qué persiste después de la 
muerte? ¿La personalidad, el total de las ideas o lo que ha sido 
llamado alma por los místicos de todos los tiempos?
-Ambos, quizás. Es una cuestión difícil para la que no tengo 
contestación rotunda. Pero de acuerdo con mi experiencia, diría que si 
aceptamos estos casos como de reencarnación, ella prueba la 
persistencia de pensamientos, memoria, facultades de la mente y 
habilidades ya adquiridas. ¡Esto quedó muy bien ilustrado en el caso 
de un muchacho que estudié hace poco en la India!

-¿Cuál es?
-Es un caso muy llamativo. Nació en la India un chico que ahora es un 
hombre. Es importante destacar que las afirmaciones del padre fueran 
documentadas por otro investigador, existiendo testimonios de la 
hermana de que este chico nacido en la India en un apartado pueblo, 
tenía el cabello rubio y la tez sajona. De niño se pasaba marchando 
adoptando actitudes militares, sosteniendo llamarse “Arthur”, y 
diciendo que era un soldado inglés que había luchado contra los 
alemanes.
Presentaba un angioma (mancha característica de nacimiento) de color 
borravino en el cuello con las dimensiones típicas de una entrada de 
bala. En la cabeza tenía un área donde no le crecía el pelo con una 
depresión. El niño sostenía haber sido muerto de un balazo. Además 
siendo el único niño en la población, de cabello rubio, ello le 
ocasionaba una serie de inconvenientes y aún hoy, que es hombre, para 
evitarlos se los tiñe. Existen otros detalles que abonan esta tesis 
como por ejemplo, modales muy finos, entre ellos el pedir cubiertos 
para comer cuando es sabido que en la India es corriente servirse las 
alimentos con los dedos.

-¿Usted recorre el mundo únicamente con el objeto de estudiar casos de 
reencarnación?
-Efectivamente. He estado en India, Ceylán, Alaska, Brasil y Argentina 
y ahora voy hacia Chile y otros países.

-¿En dónde encontró los casos más interesantes?
-En la India, pero también en Ceylán, Birmania y Siam. Hay culturas 
aisladas de creencias similares a las de los hindúes que recogen 
igualmente estos casos, como por ejemplo la pequeña tribu Tlingit en 
Alaska.

-¿Vio algún caso interesante en el Brasil?
-Sí, pero no son tan contundentes como los mejores que he visto.

-¿Cuántos casos ha estudiado en total sobre reencarnación? 
-Alrededor de cien. (No olvidemos que esta entrevista tiene varios 
años.)

-¿Piensa vestir el resultado de todas estas investigaciones en forma 
de libro?
-En efecto. Tengo una obra en preparación que quizás esté lista dentro 
de dos o tres años, cuando haya completado mis estudios de más casos 
en Europa.

-¿Considera usted importante que la doctrina de la reencarnación sea 
divulgada entre las masas?
-No creo que deba llevarse más allá de las evidencias logradas hasta 
ahora. Pero cuando éstas se hagan más consistentes, entonces sí, 
deberán divulgarse ampliamente.

-En tal caso, ¿cree usted en su contenido social para mejorar y hacer 
menos materialistas a los hombres?
-Esta pregunta me fue contestada en la India, en Chandapur. Visité un 
swami de la orden de Ramakrhisna, al que conté entusiasmado mis 
investigaciones. Entonces él me respondió: “Nosotros sabemos que la 
reencarnación es un hecho y aquí en la India, en donde todos creen en 
la reencarnación, hay tantos o más pillos que en cualquier país de 
Occidente. Creemos que lo importante es acercarse a Dios y vivir 
espiritualmente y no creer o dejar de creer en la reencarnación”.
No obstante ello, mi opinión es que muchas personas, especialmente en 
Occidente, podrán ser influenciadas positivamente por la reencarnación 
y modificar• esta creencia muchas de sus actitudes.

VEINTE CASOS SUGESTIVOS DE REENCARNACIÓN

En 1966 la American Society for Psychical Research, publica la obra 
base del médico Ian Stevenson, “Twenty Cases Suggestive of 
Reincarnation”. Este libro es quizás hasta el momento la mejor 
documentación realizada por un médico especializado, serio y 
capacitado para el trabajo de investigación que se ha propuesto.

La lista de casos sobre reencarnación alcanza a seiscientos, de las 
cuales un tercio, fueron examinados personalmente por el psiquiatra 
canadiense, y de estos, eligió veinte especialmente por sus rasgos
característicos. Junto a casos comprobados totalmente por testimonios 
y otros medios de pericia, Stevenso presenta otros ejemplos con 
escasos testigos, premeditadamente con el fin de que el lector tenga 
un buen panorama.

La distribución geográfica de los casos corresponde la mitad de los 
600 a la India, Ceylán, Birmania y Tailandia, el resto pertenece al 
Medio Oriente, Turquía, Siria y el Líbano, Europa y el Brasil.
La menor parte de los casos ocurrieron en los Estados Unidos y el 
Canadá, pero en la pequeña Alaska, los ejemplos son muchos para un 
territorio de tan poca población.

Stevenson afirma que: “… la mayoría de los mejores casos sobre el 
tema provinieron de casos espontáneos. El material relevante no puede 
ser bien manejado en el laboratorio donde el control es diferente. 
Algunos de los primeros investigadores que buscaron evidencias de 
reencarnación y utilizaron la hipnosis para “regresar” al sujeto a sus 
supuestas vidas previas (De Rochas en 1.924 y Björkhem en 1943), para 
mencionar los mejores, reprodujeron el resultado de sus trabajos. Pero 
desafortunadamente los resultados de su labor, aunque provocativa, han 
sido inconclusivos, por las dificultades de controlar el acceso del 
sujeto a la información encerrada en su “previa personalidad”.
El investigador canadiense, señala que la técnica de regresión 
hipnótica induce al personaje a mezclar ingredientes sobre su 
personalidad, esperanzas, manías y fantasías que cree que pertenecen a 
sus vidas previas, y a veces son informaciones captadas 
paranormalmente. (Ver Bride Murphy, un caso famoso de falsa 
reencarnación, pero importante para determinar las pautas de esta 
técnica y sus consecuencias…)

Stevenson indica que los métodos de investigación de los casos 
espontáneos, son muy similares a las pericias del historiador los 
abogados y la psiquiatría. Muchas veces las particularidades del caso 
saltan en plena investigación del campo, y es cuando el investigador 
debe demostrar su capacidad intuitiva y saber interrogar al personaje 
como lo hacen ciertos policías de Scotland Yard, con astucia y 
profundidad.

Advierte el médico psiquiatra que existe el peligro de que el 
personaje o el testigo omitan u olviden detalles de memoria 
dificultando la pericia. Este riesgo es parte de tratar con seres 
humanos con fallos humanas; un documento sin buenos testimonios no 
vale en la mayoría de los casos, y en mucho se depende de tales 
testimonios. Con paciencia, el doctor Stevenson, interrogaba a varios 
testigos no relacionados personalmente con el caso, pero bien ubicados 
para sus testimonios. A veces el mismo testigo era interrogado varias 
veces durante períodos alejados entre sí.

Son varias las precauciones que se toman sobre los testigos directos e 
indirectos, luego todo se confronta con interrogatorios al personaje, 
agregándose un estudio sobre las relaciones entre los familiares y los 
vecinos con el sujeto, generalmente un niño.

Reconoce el médico investigador que muchas veces se presentan 
discrepancias sobre pequeños detalles del caso, como el niño reconoce 
el lugar donde escondió dinero en su “vida previa”, pero la suma no es 
la misma. Pero admite que no afecta el caso en su prueba general.
Stevenson con pleno dominio del inglés, francés y alemán, y con buen 
dominio del español y portugués, utilizaba para sus pericias a varios 
intérpretes en la India y otras naciones orientales. Muchas veces los 
testimonios se daban en inglés, pues el dominio claro de esta lengua 
lo mantienen ciertos grupos sociales. Pero la desconfianza de 
Stevenson, le hacía utilizar para lenguas que no dominaba a veces 
hasta tres intérpretes y luego comparaba los testimonios sobre una 
misma mesa para evitar errores y deslices que perjudicaran la 
investigación.

Muchas veces los testigos cometen errores al aceptar como hechos, 
costumbres o historias escuchadas cuando eran niños, que luego agregan 
a los casos donde deben participar con cierta importancia. Estos 
errores son involuntarios, pero peligrosos porque deforman su valioso 
testimonio, debilitando su participación en la investigación.
La infección de estos errores nace en la actitud básica de los 
testigos con respecto al tema de la reencarnación, al que intentan 
apoyar muchas veces con medias verdades y medias mentiras que ensucian 
los casos, muchas veces valiosos si se conduce la investigación con 
cuidado y buenos testimonios.

Entre las hipótesis normales que pueden debilitar los resultados de 
sus investigaciones, el doctor Stevenson contempla la Criptomnesia, 
cuyo significado reside en un personaje que retiene en su memoria 
detalles sobre la vida de una familia que conoció o fuentes de 
información sobre esa misma familia, y que recién “recuerda” e integra 
en sus teorías sobre vidas pasadas. El investigador indica que los 
casos revisados por él mismo, tenían características que impedían la 
explicación de la “memoria escondida”. En los pueblos donde se 
presentaron los casos de reencarnación, no había ni publicaciones ni 
estaciones de radio que dieran detalles sobre gente viva y muerta como 
para que uno se informara. En las villas de Ceylán no existían como en 
la India y otros sitios, radios ni archivos donde el niño pudiera 
informarse previamente, como tampoco estos niños tenían una edad lo 
suficientemente adulta como para adquirir dicha información. La 
mayoría de los niños no pasaban los cinco años y pertenecían a 
familias de cultura tradicional, que encerraban entre las paredes de 
sus casas a sus hijos, eliminando las fuentes de información 
accesibles.

En caso de que una persona informara a los niños sobre los detalles 
que éstos luego sumaran a su memoria, el doctor Stevenson responde 
afirmando que los reportes sobre la vida interior de cada
familia, los detalles mínimos que relata el niño/a, pertenecen a la 
vida privada de cada familia, jamás revelada a extraño alguno. Además 
es costumbre hindú separar a los niños de los adultos, especial-mente 
de familias diferentes.

Otro detalle es el reconocimiento que realiza el niño/a cuando visita 
el sitio de su “vida previa”, al reconocer las piedras, puertas, 
calles, muebles, escondites, etc., demuestra la imposibilidad de que 
tanta información pueda haber sido adquirida a través de una persona, 
sin haber estado “previamente allí”. . .

Los estudiosos de Criptoamnesia pueden testificar como ciertas 
personas, reproducen muchos años después, fragmentos de libros u otra 
información aprendida hace muchos años y repetida en todos sus 
detalles. En Rosario, J. Martin estudió con cuidado el caso de la 
señora Adela Albertelli, capaz de escribir en varias lenguas 
desconocidas para ella en estado anormal, pero al caer en trance la 
mujer repetía las frases como si las estuviera leyendo otra vez. 
Martin logró demostrar las fuentes de los pasajes de libros y revistas 
de donde la señora Albertelli sacaba la información exacta. Cuando 
ella despertaba era incapaz de recordar 1a lengua con que habíase 
expresado. Un detalle interesante recalcado par Stevenson, es que 
durante el trance la señora que repetía frases en inglés, era incapaz 
de mantener una conversación normal en dicha lengua.

Muchas veces un medium agrega datos de “un espíritu” y en realidad se 
trata de un capítulo que la misma medium ha leído en una obra sobre la 
cual había olvidado los detalles Dickinson recuerda una sesión de la 
introducción de una segunda personalidad por la medium que agregó 
una “Condesa Maud”, un cuento que había leído a los 12 años, y trató 
de cubrirla como si fuera un espíritu, dramatizando su relato. Pero 
Stevenson no da importancia a estos detalles.

Otro de los pasos importantes para Stevenson es la Percepción 
Extrasensorial que puede actuar cuando dos miembros de dos familias 
distintas se conocen, ya que presuntamente uno actúa como
“agente informador” y el otro receptor. ¿Pero cuando ambas familias se 
desconocen…? ¿Y por qué una persona señalada de una familia se 
transforma en el modelo especialmente elegido por otra?

La teoría de la reencarnación para el psiquiatra canadiense está más 
cerca de una explicación completa. Supone que una personalidad (o 
parte de esta personalidad. Los budistas afirman que son algunos 
elementos psíquicos los que se trasladan) deja un cuerpo muerto y se 
activa para integrar otro cuerpo desarrollándose en su segundo cuerpo. 
Y la segunda personalidad receptora, actúa como un lecho donde se 
suman varias personalidades como los anillos de un grueso árbol. Estas 
crudas analogías quizás sean malos ejemplos, pero llegamos a un 
interrogante. ¿Qué es lo que persiste de la personalidad? ¿Varias 
memorias? ¿O una colección de disposiciones y aptitudes que 
individualizan a una persona más que la califican de personalidad? 
Aquí penetraríamos en el campo de batalla de dos ejércitos como la 
personalidad y la individualidad, dos caras de una misma medalla, 
distintas, pero que una depende de la otra…

Stevenson presenta un caso modelo para ubicarse ante la confusión que 
se presenta, quizás por la pobreza de los conceptos occidentales, ya 
que en sánscrito para la palabra mente existen unos veinte términos, 
lo que nos daría la pauta de que ciertos grupos antiquísimos hindúes 
pueden dictar cátedra a muchos médicos de la mente, ¿pero dónde quedan 
miembros de estos grupos … ? Sólo la enseñanza oral puede determinar 
las pistas por donde seguir, y esta forma de escuela es secreta, 
quizás algunos privilegiados investigadores británicos que vivieron en 
la India sin complejos ni desprecios -aún manteniendo su racismo 
defensivo- hayan tocado la puerta y prefieren callar..¿ el doctor real 
Cannon? 

Regresemos al ejemplo que nos presenta el doctor Stevenson para tratar 
de clarificar el problema, pues los conceptos rígidos nos confunden y 
desvían del asunto, aunque quizás no estemos prepara-dos para 
enfrentar la verdad.

El caso Jasbir ocurrido en 1a India, y estudiado desde 1961 por 
Stevenson, bajo el asesoramiento del doctor Banerjee que actuó también 
como intérprete. Posteriormente en 1964, este caso volvió a ser
revisado otra vez, recibiendo del Dr. Jamuna Prasad y de Sri. R. S. 
Lal la colaboración con intérpretes y secretarios de notas.

De acuerdo con la teoría de la reencarnación, Sobha Ram murió como 
consecuencia de un accidente de tránsito, y en forma inmediata 
su “personalidad” aparece prisionera en un cuerpo pequeño llamado por 
los padres Jasbir. La personalidad llamada Ram no se transformó en la 
personalidad Jasbir, ocupó su cuerpo y desarrolló de acuerdo con las 
circunstancias de la vida que se le ofrecía a Jasbir. Y así aceptó el 
nombre de Jasbir y fue acomodándose prácticamente al núcleo familiar y 
social de Jasbir, pero mantuvo muchas de sus memorias, actitudes y 
pautas de Ram. Porque Ram eligió el cuerpo de Jasbir en vez de otros 
quizás más favorables para su carácter, queda en el misterio. Esta 
teoría nos señala que Sobha Ram no se transformó en Jasbir, se limitó 
a usar su cuerpo y sistema de vida.

La teoría de percepción extrasensorial y personificación, nos indica 
que Jasbir siguió ocupando su cuerpo, pero sufrió un profundo cambio 
en su personalidad que incluye pautas de alguien que murió en momentos 
en que él nació y aproximadamente, y sobre el cual su familia o él 
mismo no tenían ligazón o conocimiento.

¿Pero cuáles eran los agentes de información, o las mentes que 
conocían los detalles de la vida del fallecido Ram? ¿Y cómo la mente 
de Jasbir las obtuvo? ¿Y por qué se registran algunos casos sola-mente 
en vez de ser la regla general?

¿Y cómo distinguir una personalidad de otra? Ya que nuestra memoria 
para integrar nuestra personalidad, debe mantener una colección de 
experiencias suficiente que formen lo que denominamos personalidad en 
una estructura clara, deberíamos clasificar con cuidado el material 
que aparece en los recuerdos.

Stevenson afirma que los casos de niños que hablan de haber vivido 
otras vidas san bastante comunes en Occidente, pero la falta de una 
creencia en la reencarnación ha negado la investigación. Y tiene 
razón, yo mismo investigué estos casos y solamente en Buenos Aires 
encontré más de cien, sin haberme dedicado por entero a dichos casos. 
Pero en un mundo lleno de prejuicios, censura y miedos, donde se negó 
la acupuntura, la hipnosis, la aplicación de abonos al campo (y 
todavía en algunas provincias cuesta convencer al campesino de sus 
ventajas), en un medio social donde el atraso, el analfabetismo, se 
alían con las mafias de los alimentos, como ocurre en América Latina y 
en el sur de Europa, atreverse a levantar el velo sobre el tema y 
tratar de dar libertad a los cultos, es simplemente “estar en contra” 
de la estructura subdesarrollada que permite el dominio del 
conocimiento para unos pocos…

Para este médico canadiense que se tomó el trabajo -facilitado por el 
sistema financiero anglosajón y la libertad de cultos real- la ESP 
puede explicar algunos casos, pero no todos, donde la organización de 
la información es tal que forma una personalidad, como sus 
deformidades físicas y marcas en el cuerpo que la ESP no puede imponer.
Volviendo al caso de Jasbir tenemos que el mismo Jasbir comienza a 
cambiar su personalidad y al mismo tiempo comienza a negar que es 
Jasbir y otra personalidad crece dentro de la primera, lo que según 
Stevenson estamos ante un caso típico de reencarnación.

Las conclusiones del doctor Stevenson sobre su vasta experiencia en 
esta clase de material es que en principio cree en alguna evidencia de 
sobrevivencia humana después de la muerte física, pero como solamente 
un estudio continuado, profundo y sincero, nos podrá llevar a una 
conclusión. El camino está abierto, algunos pioneros pudieron lanzarse 
primero favorecidos por la falta de censura y la libertad con que 
contaron en la sociedad que les tocó vivir. Creer que el mundo se hizo 
en seis días y seis noches y que la tierra es plana, es creer en la 
Inquisición, cuyos partidarios fanáticos siguen escondiéndose detrás 
de una función o título, soñando con el parto doloroso, la quema de 
libros y la inferioridad de los pobres y la mujer…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *