¿Cómo son las Colonias Espirituales?

Artículo de Isabel Porras González

¿Cómo son las Colonias Espirituales?

Suponiendo que sepamos acerca de los fluidos y la materia, 
comprenderemos que el Espíritu puede obrar con los fluidos, como el 
carpintero lo hace con la madera.

Las Colonias Espirituales, son de diversos tipos. Por ejemplo: 
Socorristas (Puestos de Socorro), Correccionales (Atención a los 
Suicidas, Toxicómanos y Pervertidos Sexuales), de Estudio y 
Desenvolvimiento (Artes, Estudio, etc).

Ya Emmanuel Swedemborg(1) registra informaciones sobre las Colonias 
Espirituales (1688-1772). Científico, físico y médico, además de 
vidente y psicógrafo.
Las preguntas 223 a 236, del Libro de los Espíritus, fueron dictadas 
por Mozart, Chopin y San Agustín.

Nuestro Hogar, Colonia Espiritual, muy conocida gracias a André 
Luiz, por la psicografía de Francisco Cândido Xavier(2). Fue 
fundada, en el siglo XVI, por portugueses desencarnados en Brasil.

La Colonia Socorrista de Moradia, una de las más antiguas, está 
dedicada a la atención de la población del Umbral.

La Colonia Campo de Paz, de la cual habla el Espíritu André Luiz en, 
Los Mensajeros, está situada muy cerca de la Tierra.

La casa Transitoria de Fabiano, es de asistencia a los 
desencarnados, citada en el libro, “Obreros de la Vida Eterna”.
La Colonia redención, citada en el libro “Más allá de la Muerte”, 
descrita por Otilio Gonçalves, la Colonia de la Música, la Colonia 
de los Escritores, Alpha I, la Colonia Gordemonio, habitada por 
Espíritus pervertidos y malhechores y, citada en el libro “Apenas 
una Sombra de Mujer”, etc.

En las Colonias Espirituales, existen las mismas leyes de gravedad 
que controlan la Tierra, con sus días y sus noches, aunque las 
estaciones no tengan los rigores que en nuestro globo, ya que son 
suprimidos por factores de armonía existentes en las Colonias. Y 
esto ocurre, porque en la mayoría de las Colonias que conocemos 
están circunscritas a la atmósfera de la Tierra.

SENSACIÓN DE LOS ESPÍRITUS

En el momento de la muerte, el Periespíritu se desprende, más o 
menos lentamente del cuerpo; aunque durante los primeros días no se 
da cuenta de la situación, debido a la perturbación.

ALIMENTACIÓN DE LOS ESPÍRITUS

Después de la desencarnación, muchos Espíritus sienten necesidades 
fisiológicas, como sed o hambre. Abandonado el envoltorio físico, el 
periespíritu está profundamente arraigado a las sensaciones 
terrestres. 

Los Espíritus esclarecidos nos cuentan que, en el Mundo de los 
Espíritus, hay lugares donde se fabrican alimentos para los 
Espíritus más materializados. En “Memorias de un Suicida”, el 
protagonista nos relata: “A cada uno de nosotros fue servido un 
delicioso caldo templado, reconfortante…” Y André Luiz “A esa 
altura, me servían un caldo reconfortante, seguido de agua fresca…”

El Espíritu Dave Hatch, en “Cartas de un Muerto Vivo”, declara: “Los 
cuerpos periespirituales se encuentran impregnados de humedad en su 
tacto.” El agua, tanto en el Mundo Espiritual, de materia fluídica, 
como en la Tierra es un elemento muy importante.

Los cambios bruscos no se verifican en el Universo, todo ha de 
progresar encadenadamente y, por esa razón, en las Colonias 
Espirituales existe la comida y agua fluídica, debido al arraigo de 
la inmensa mayoría de los Espíritus en la materialidad.

VIDA SEXUAL DE LOS ESPÍRITUS

Después de la desencarnación, los Espíritus muestran en sus cuerpos 
periespirituales, los órganos sexuales, pero éstos no tienen las 
mismas funciones que en la Tierra, ya que no pueden procrear.
En la Revista Espírita(3) de enero de 1866, Kardec(4) declara: “Los 
sexos sólo existen en el organismo. Son necesarios para la 
reproducción de los seres materiales, pero los Espíritus siendo 
creación de Dios, no se  reproducen, razón por la cual las 
relaciones sexuales serían inútiles en el Mundo de los Espíritus.”

CONSTRUCCIÓN EN EL MUNDO ESPIRITUAL

¿Cuál será el proceso de las construcciones espirituales de los 
desencarnados? Allan Kardec responde: Es el manejo de la voluntad y 
del pensamiento. EL PENSAMIENTO ES FUERZA CREADORA Y LA VOLUNTAD, 
FUERZA PROPULSORA.

El Espíritu piensa en la forma, color y en las características e, 
impulsando el pensamiento con su voluntad, tendrá la construcción 
hecha, según el grado de evolución o de conocimiento del Espíritu. 
Hay toda una falange de Espíritus dedicados y especializados en la 
construcción de Colonias o Esferas Espirituales.

El pensamiento y la voluntad son para los Espíritus lo que la mano 
para el hombre. Por el pensamiento, se imprime a los fluidos tal o 
cual dirección.

El Espíritu obra sobra la materia; coge de la materia cósmica 
universal los elementos necesarios para formar objetos.

En la Tierra, según los Espíritus, los hombres no saben utilizar su 
materia psíquica, usando una mínima parte de la creatividad mental. 

En el Más Allá, los Espíritus saben manipular sus propias fuerzas y, 
de ese modo, pueden crear constantemente, así como desintegrar lo 
que crearon, cuando esto ya no tenga utilidad.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *